INNOLFACT persigue asentar la valoración olfativa en envejecimiento y desarrollar nuevas terapias nasales inmunomoduladoras para frenar el avance de enfermedades neurodegenerativas

Noticias
Unidad de comunicación y diseño
T +34 848 422 201
Autor
Navarrabiomed

INNOLFACT persigue asentar la valoración olfativa en envejecimiento y desarrollar nuevas terapias nasales inmunomoduladoras para frenar el avance de enfermedades neurodegenerativas

  • El Gobierno de Navarra financia este proyecto estratégico con 1,74 millones de euros. 

INNOLFACT es una iniciativa multicéntrica que tiene como objetivo implantar la medicina de precisión olfatoria y el desarrollo de terapias nasales inmunomoduladoras, sobre todo en lo referente al envejecimiento y a las personas con enfermedades neurodegenerativas teniendo en cuenta la dimensión de género. El Departamento de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno de Navarra ha seleccionado diez proyectos estratégicos de I+D, concediendo la mayor puntuación a INNOLFACT y adjudicándole una dotación total de 1,74 millones de euros para el periodo 2020 – 2022.

Para el desarrollo del proyecto se ha constituido un consorcio con las entidades implicadas. El equipo está liderado por la Unidad de Neuroproteómica Clínica de Navarrabiomed bajo la dirección de su Investigador Principal Enrique Santamaría Martínez y forman también parte profesionales de la Unidad de Geriatría de Navarrabiomed, Complejo Hospitalario de Navarra (CHN), ADItech Corporación Tecnológica, Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA), Clínica Universidad de Navarra y los laboratorios Ojer Pharma. 

Desarrollo de la investigación 

Las entidades orientarán sus esfuerzos durante la investigación a la caracterización de mecanismos moleculares olfatorios implicados en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas como las enfermedades de Alzheimer o Parkinson, así como en la valoración conjunta del olfato y del sistema inmune en envejecimiento. Se espera que los avances puedan proporcionar biomarcadores predictivos y, en consecuencia, nuevas terapias nasales inmunomoduladoras, que permitan la administración intranasal de fármacos en lugar de otras terapias convencionales por vía intravenosa.

Enrique Santamaría, IP de la Unidad de Neuroproteómica Clínica, explica las ambiciosas expectativas del proyecto: “En INNOLFACT queremos caracterizar en profundidad el eje olfato-sistema inmune-cerebro. Para ello, el conjunto de fortalezas tecnológicas presentes en el consorcio permitirán la caracterización molecular exhaustiva de ese eje tanto en humanos como en modelos animales de enfermedad, lo que permitirá la identificación y caracterización de moléculas con potencial inmunomodulador que sean susceptibles de ser administradas de manera intranasal, con las ventajas que ello supone a la hora de tratar patologías cerebrales para las cuales no existe tratamiento a día de hoy ”.

El consorcio también analizará la capacidad olfatoria de las personas de edad avanzada con el fin de identificar si una pérdida de olfato puede ser síntoma de un sistema inmunitario más débil y, por tanto, menos capaz de hacer frente a enfermedades neurodegenerativas. Asimismo, se trabajará para ofrecer pruebas de autodiagnóstico y entrenamientos específicos orientadas a mejorar o detener el deterioro olfatorio para conseguir un sistema inmunitario más reforzado.

Entidades colaboradoras

La investigación desarrollada en INNOLFACT se enmarca en la actividad científica del Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra (IdiSNA) y cuenta con el apoyo y la colaboración de varias entidades: Red Olfativa Española (ROE), Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer en Navarra (AFAN), la Asociación Navarra de Parkinson (ANAPAR), la Federación Española de Parkinson (FEP), el Comité de Representantes de Personas con Discapacidad en Navarra (CERMIN) y la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE NAVARRA). Además, Navarrabiomed actúa como enlace con el Consorcio Global para la Investigación Quimiosensorial (GCCR) en el que participan más de 600 investigadores de 50 países.